miércoles, 7 de junio de 2017

No me digas que todo va a salir bien

A punto de entrar en el tercer trimestre, aumentan a partes iguales la ilusión y el miedo. Nos acercamos a paso de tortuga vertiginosa a la fatídica línea y la ansiedad se va apoderando de la ilusión.

Pensaba que al darte nombre propio, podría distanciarte de tu hermana y de lo que pasó, podría esperarte solo a ti. Pero a medida que avanzan los días, no dejo de ver similitudes entre un embarazo y otro, y aunque no soy supersticiosa tengo la imperiosa necesidad de diferenciaros.

Procuro no utilizar la misma ropa, no hacer las mismas cosas, como si con un absurdo ritual pudiera espantar a la muerte. Esta mañana he llamado para pedir cita en la peluquería y he pensado, uf me corte el pelo con Emma más o menos estando de lo mismo… y pensareis que chorrada, pero a mí me ha dado un vuelco el corazón.

Por ejemplo en mis dos embarazos anteriores utilicé un llamador de ángel, uno para cada uno, que os pudiera regalar cuando crecierais o cuando esperáramos a mis nietos. Pero contigo mi #PequeñaArcoiris, no he sido capaz aun ni de buscarlo y no creo que lo haga, a no ser que me lo regalen.

Cada patadita que siento me da la vida y a la vez pienso que a su hermana también la sentía, cada vez que me dicen que va todo bien, respiro aliviada y luego recuerdo que con Emma también estaba todo bien y es que necesito ser  positiva, pero a mi manera, a veces tengo que distanciarme de las cosas, buscar otra perspectiva, y que me estén diciendo todo el tiempo "Ya está todo hecho", “Va a salir bien”, “No sea tan negativa”,  “Agorera”, “No tiene que pasar lo mismo”… no claro, a ver lo mismo es imposible, ya tengo anticuerpos del citomegalovirus, pero hay cientos de enfermedades, de virus que harían daño a mi pequeña y me pueden contagiar, hay millones de cosas que pueden suceder y por desgracia, yo ya perdí la inocencia.

¿Puedes de verdad asegurarme al 100% que absolutamente todo va a salir bien? No ¿Verdad?

Si de verdad quieres ayudarme no menosprecies mis miedos, tan solo calla, escucha y abrázame. Si de verdad quieres ayudarme respeta mis tiempos, mis sentimientos, y la forma de llevar MI embarazo.

11 comentarios:

  1. Muchísimos ánimos. Siento que es completamente normal como te sientes y aunque mucha gente lo hará con buena intención, decirte que todo irá bien, pues como que no ayuda nada.
    Mi primer y único embarazo lo pasé con miedo. Después de vivir el aborto de mi madre en primera línea me daba miedo todo y como tuve un par de sustos igual que los que pasó ella antes de la pérdida pues tenía miedo. La única que me entendió durante el embarazo con mi miedo fue ella.
    Así que sí. Es normal tener miedo. Es normal comparar. Así que te mando muchos ánimos y abrazos.
    Muas

    ResponderEliminar
  2. Sólo tú sabes lo que es. Así que sólo tú debes marcar tiempos, ritmos y sentimientos. Un beso enorme y mucho amor.

    ResponderEliminar
  3. Muchas veces, por no saber qué decir, hablamos de más. Estamos mucho más guapas calladitas dando un beso o simplemente sonriendo, ¿verdad?

    ResponderEliminar
  4. Lo has dicho todo, calla, escucha y abraza! Te mando un abrazo enorme!

    ResponderEliminar
  5. Es normal tener miedo. Yo lo tenía sin haber pasado por lo que tú has pasado. Yo reconozco que soy de las que dice mucho que todo va a salir bien pero porque creo que manda energía positiva pero es cierto que no siempre ayuda. El otro día cuando nos conocimos tenía muchas ganas de preguntarte cosas, de conocerte un poco más pero me dio mucho miedo meter la pata y decir algo que pudiera herirte. Solo decirte que un abrazo muy muy fuerte.

    ResponderEliminar
  6. Un abrazo muy, muy, muy fuerte. Lo que has vivido no tiene nombre y lo único que puedo y quiero darte es un abrazo. A ver si pronto puede volver a ser en persona.

    ResponderEliminar
  7. Nadie lo puede asegurar, y a todos nos gustaría poder hacerlo y ahorrarte pena y dolor. Pero no podemos. Así que solo puedo decirte que estaré aquí... pase lo que pase, para lo que necesites <3

    ResponderEliminar
  8. Pues eso querida mía, un abrazo. Fuerte. Enorme. Sin más.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu aportación!